Reforma de oficina en Madrid SD3

El local en el que se pretende implantar una oficina consta de dos plantas, una planta baja de reducidas dimensiones y con acceso desde la calle y una planta semisótano que recibe ventilación e iluminación natural a través de pequeñas ventanas. Se plantea la planta baja como un lucernario para la planta sótano a través del cual exista una conexión visual y volumétrica al unir las dos plantas mediante una rejilla de trámex que sustituye el entrevigado y deja visibles las vigas de acero. Se elimina el revestimiento en las paredes dejando vistos todos los materiales que crean los espacios y los unifican: ladrillo en las paredes y acero en los forjados. Se elige un color cálido y enérgico para unificar ambos espacios de tal manera que recorra el techo de la planta semisótano, el muro que une las dos plantas y el techo de la planta alta.