Reforma de vivienda en Madrid RYG108

Se trata de una pequeña vivienda concebida dentro de los parámetros de la arquitectura moderna con grandes ventanas corridas y pilares que permitan cambios de la distribución de forma más libre. Los arquitectos deciden dejar la estructura de grandes pilares de hormigón vistos y la viga que los une y redistribuir la vivienda en una estructura más adecuada a la forma de vida del siglo XXI: creando un espacio diáfano de relaciones sociales el salón-comedor-cocina. La ubicación de los pilares y la existencia de una sola fachada obligaba a dividir la vivienda en el espacio central social buscado y que serviría de distribuidor para acceder a los espacios más privados destinados a dormitorios. El gran ventanal se organiza con una carpintería de tres carriles que permite recoger las ventanas en un tercio de la luz consiguiendo una gran comunicación interior-exterior y con ello la vivienda se convierte en una gran terraza durante los meses de verano. La celosía de aluminio instalada permitirá conseguir privacidad cuando los ventanales estén totalmente abiertos a la vez que permite la ventilación natural. Esta celosía permite captar la luz solar para calentar en invierno y en verano un control solar personalizado que evitará el calentamiento excesivo, ahorrando en ambos casos el consumo de energía. Se ha instalado como energía para calefacción y climatización el sistema de aerotermia. Con la distribución realizada, las instalaciones ejecutadas y el diseño de una fachada que permita el control solar, el inmueble se ha convertido en una vivienda muy eficiente energéticamente.